domingo, 27 de diciembre de 2015

Cómo cumplir tus propósitos para el nuevo año

¡Buenos días!

Antes que nada, espero que pasarais una linda Navidad cerca de vuestros seres queridos :) 

El 2016 está ya a la vuelta de la esquina, así que hoy vengo a intentar ayudaros a cumplir vuestros propósitos de año nuevo. Son muchas las personas que deciden mejorar algunos ámbitos de su vida aprovechando que empieza una nueva etapa, en este caso, un nuevo año. Pero, también, son muchos los que fracasan y no consiguen sus objetivos. Es por eso por lo que hago este post, para aconsejaros y ayudaros a que consigáis lo que os propongáis.

1) El primer paso sería hacer una lluvia de ideas para ver cuáles son vuestros posibles propósitos. Os doy algunas temáticas y ejemplos para que os sirvan de inspiración: dinero (ahorrar, no gastar tanto en ropa, videojuegos, etc), salud (hacer deporte, perder peso, comer más sano...), amor (ser más detallista con vuestra pareja, por ejemplo), trabajo (esforzarse más, abrir vuestra propia empresa...), estudios (aprobar el curso, sacaros el título de inglés, etc), familia (pasar más tiempo con vuestros hijos, padres, hermanos...) o sobre vuestra personalidad (ser más pacientes, enfadaros menos, ser más puntuales, etc).

Esta opción es sólo para las personas a las que les gusta reflexionar sobre qué han conseguido y proponerse nuevas metas cada año para ir mejorando. Sin embargo, lo más común es que os propongáis algo que llevéis queriendo conseguir desde hace tiempo, como adelgazar, hacer deporte o dejar de fumar.



2) Una vez hecha la lluvia de ideas sobre posibles propósitos, debemos elegir solamente uno. La gente normalmente tiende a hacer una lista larguísima de propósitos y ésa es una de las razones por las que fracasan. Es mejor centraros en un meta más difícil antes que proponeros muchas cosas pequeñitas las cuales terminareis dejando en el olvido.

También es importante que el propósito esté bien definido. Por ejemplo, si queréis adelgazar, debéis especificar los kilos que queréis perder.

Otra cosa a tener en cuenta es que el objetivo os motive, es decir, que realmente queráis conseguirlo. Si alguien os dice que perdáis peso o que aprobéis todo pero vosotros mismos no estáis convencidos, difícilmente llegaréis a conseguirlo.

Además, es importante que os pongáis una meta que podáis conseguir por vosotros mismos, me explico: para conseguir trabajo, por ejemplo, podéis esforzaros mucho, formaros más académicamente o enviar millones de CV y, sin embargo, como depende de un tercero, podéis sentiros frustrados por no conseguirlo a pesar de vuestro esfuerzo. Otro ejemplo sería ascender en vuestro trabajo, podéis esforzaros mucho y trabajar duro y, a pesar de ello, no conseguirlo. Por eso, proponeros objetivos como "mejorar mi CV" o "trabajar más duro".

También, es mejor redactar el objetivo en positivo, por ejemplo:

"No comer comida basura" = "Comer más sano"

"No ser tan impaciente" = "Ser más paciente"

"No suspender ninguna asignatura" = "Aprobar todo"

Y, por supuesto, tened en cuenta que vuestro fin sea realista y alcanzable, que esté dentro de vuestras posibilidades cercanas.

3) En relación con lo que os acabo de decir, para que una meta sea alcanzable, es mejor que no sea muy radical. Quiero decir, si tú, María, quieres ser Presidenta del Gobierno, proponerte conseguir esto en un año seguramente sea bastante difícil. Sin embargo, si puedes afiliarte a algún partido político e intentar estar dentro de las listas electorales de tu localidad. También, puedes plantearte subpropósitos de forma que vayas consiguiendo formarte más en política. Por ejemplo, puedes proponerte asistir a debates, leer sobre ciencias políticas, formarte en leyes, hacer cursos sobre carisma o liderazgo...

Para ello, lo mejor es dividir nuestra meta en diferentes fases. Como os muestro en este mapa conceptual, una persona que quiera perder 15 kg. podría dividir su objetivo en pequeñas etapas: primero, dejar de comer comida basura; después, empezar a correr y a hacer ejercicio en casa; más tarde, apuntarse a un gimnasio o algún equipo deportivo; luego, empezar a hacer una dieta más especifica y, por último, conseguir mantenerse en el peso deseado.


Es importante también que fijemos las fases en un periodo de tiempo determinado, así estaremos mejor planificados y seremos más constantes. Los expertos dicen que necesitamos veinte días para que una acción se convierta en hábito, por lo que intentad no programar periodos de menos de tres semanas.

4) Otro consejo es que involucréis a alguien de vuestra confianza. Es muy útil que le contéis a alguien vuestro propósito ya que os preguntará que tal vais, lo cuál os hará sentir algo avergonzados si no lo estáis haciendo, así que, aunque parezca algo malo, realmente os ayuda a concentraros en vuestro objetivo. Esto es debido a que a las personas no nos gusta dar mala imagen de nosotros mismos. No hay que confundir apoyo con control, esta persona no debe vigilaros, pues no se trata de eso, debe apoyaros y animaros con vuestros logros.

5) Aunque esta opción no me gusta (soy demasiado pacífica para ella), tengo que reconocer que el competir con otra persona da buenos resultados a mucha gente. Por tanto, si sois de éstos, podéis retar a un familiar o amigo para ver quién consigue antes el objetivo. Creo que con el propósito de perder peso debe ir muy bien porque es cuantificable y, además, podéis acompañaros el uno al otro practicando deporte juntos o cocinando recetas sanas.

6) También es importante mentalizaros de verdad y empezar el mismo día 1 de enero, da igual que sea viernes, no os pongáis excusas ya desde el principio.

7) Otra cosa que puede seros útil es comprar algo que os ayude a cumplir el objetivo y que os motive más a la hora de hacerlo. Por ejemplo, si queréis sacar buenas notas, podéis compraros nuevos fluorescentes, cuadernos y demás material escolar o, si queréis hacer deporte, podéis compraros ropa deportiva bonita o unos zapatos de deportes nuevos.

8) Relacionado con lo anterior, es bueno premiaros por los objetivos conseguidos. Las recompensas deben estar programas de antemano y bien definidas ya que así os motivaréis más para conseguirlas. Podéis daros pequeñas recompensas para las submetas y un premio grande para el propósito final. Os dejo aquí un ejemplo:


9) Para poder lograr vuestro objetivo, sería recomendable programaros en un calendario lo que vais a hacer cada día. En el caso de perder peso podéis programar el ejercicio que vais a hacer o la comida que vais a comer y, en el caso del estudio, planificaríais qué vais a estudiar cada día. Esto parece demasiado estricto, pero es muy efectivo tener bien estructurado lo que vais a hacer cada día para que realmente lo llevéis a cabo. Eso sí, no planifiquéis para todo el año sino de semana en semana o cada 15 días para ir adaptándoos, ver vuestro ritmo y poder proponer metas alcanzables.

También ayuda, ya que es motivante, tachar los días en los que cumpláis vuestros objetivos.


10) Un hecho tonto pero que influye, es poner tanto el propósito a conseguir como la planificación en un lugar visible. Por ejemplo, si es perder peso lo podéis poner en la nevera, si es aprobar el curso, en vuestro escritorio, etc.

11) Es conveniente que apuntéis vuestros avances haciendo una especie de diario o tabla. En los ejemplos ante dados, podéis llevar un registro del peso semanal o de las notas de los exámenes. Ver que vuestro esfuerzo va teniendo resultados os ayudará a seguir motivados en vuestro objetivo.

12) Otro consejo es que periódicamente hagáis una evaluación de lo que habéis hecho bien y mal. Es importante valorar lo positivo para reconocer vuestro esfuerzo pero también lo negativo para evitarlo y buscar una solución.


13) Y, por último, si tenéis algún desliz de un mes o semana en el que no hayáis cumplido vuestros objetivos o hayáis tenido una recaída (por ejemplo: volver a fumar, comer comida basura, etc), evaluad los fallos y pensad posibles soluciones y volved a reorganizaros el calendario como si nada hubiera pasado.

Y esto es todo por hoy. Espero que os haya servido de ayuda y que cumpláis todos vuestros propósitos para el nuevo año. Os dejo un mapa conceptual para que tengáis los pasos a seguir de una manera más visual.



¡FELIZ 2016 A TODOS! Que tengáis un feliz comienzo de año :)

11 comentarios:

  1. Ante todo gracias por tu visita y siento haber tardado en pasarme por tu blog. Estas fechas me tienen descontrolada. No soy de hacerme propositos para el año que viene creo q las cosas se hacen o no se hacen así de simple. Besos

    ResponderEliminar
  2. Menudo esquema!! Otro propósito casi que es elaborarlo. Yo las metas me las suelo poner en septiembre, que es cuando arranco de nuevo. En enero,poca cosa. Besos!!

    ResponderEliminar
  3. que buenas ideas tienes!
    me encantaron
    muy buenas para organizarnos
    un beso!

    http://cynabmakeup.blogspot.cl/

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que no soy de hacerme propósitos para el año nuevo.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Yo suelo comenzar con los buenos propósitos en otoño, que es cuando to comienza de nuevo. De todas formas, me ha encantado tu post, tiene algunos consejos muy buenos y útiles.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. A mi lo que más me gusta es dividir el objetivo en tareas, avanzas más y puedes controlar mejor tu progreso.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola guapa!
    Vaya manera más buena de plantearte los propósitos de año nuevo.
    Desde luego con este sistema fijo que todas lo cumplimos.
    Me encanta la idea del punto 2 y 8 :)
    ¡Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa!
    Ya te sigo yo también :)
    Me ha encantado este post!
    Un besito!

    ResponderEliminar
  9. Oye pues mejor explicado no puede estar. El ejemplo de adelgazar es un clásico de los propósito se año nuevo ja ja. Yo, de momento, el que tengo es viajar al extranjero así que esperemos que se cumpla. Muy buen blog y post.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu visita! Espero que te haya gustado la entrada :)