domingo, 22 de noviembre de 2015

Cómo conseguir ir sin prisas al trabajo, el colegio, la universidad...

¡Buenos días!

Hoy vengo a daros un truquito para organizaros bien el tiempo por las mañanas. Todos solemos ser perezosos a la hora de levantarnos e intentamos quedarnos en la cama un poco más. Como consecuencia, terminamos haciendo todo corriendo y no nos da tiempo a hacer todo lo que queremos. A veces, nos coge tanto el toro que incluso no desayunamos, a pesar de ser la comida más importante del día. Por eso, hoy os enseño cómo conseguir ir sin prisas por las mañanas.

Lo primero que os recomiendo es que la tarde o noche anterior preparéis la ropa y la mochila o bolso para el día siguiente. Son sólo cinco minutitos y, por la mañana, valen oro.

Lo primero es coger lápiz y papel y apuntar las cosas que queréis hacer antes de iros de casa. Por ejemplo: hacer la cama, asearos, peinaros, maquillaros, desayunar, vestiros, etc.

Una vez hecho, hay que hacer una lista con horas y, a cada una, le asignaréis una de las actividades anteriores. Primero, debéis pensar a qué hora tenéis que salir de casa para llegar a vuestro destino a tiempo. Después, iréis colocando las acciones en orden inverso (la última que vais a hacer, en la última hora). Os pongo un ejemplo para que sea más fácil entenderlo:

[Yo tengo que estar en el trabajo a las nueve de la mañana, pero como no quiero llegar justa, organizaré el tiempo para llegar cinco minutos antes. Por lo tanto, como tardo quince minutos en llegar, saldré de casa a las 8:40, así que la última hora que tengo que poner en mi lista es ésta. A partir de ella, iré apuntando las diferentes cosas que quiero hacer en orden inverso y asignándole los minutos que normalmente tardo: zapatos (os recomiendo ponerlos como el último paso y darle un tiempo de cinco minutos, ya que es una paso que nunca recordamos calcular y al darle tanto tiempo os sirve para dejar un poco de margen por si habéis ido un poco más lentos algún día, para coger la maleta, salir al coche, etc), maquillaje, aseo y peinado (por ejemplo, yo tardo 15 minutos por lo que ya estaríamos en las 8:20), vestirme (5 minutos) desayuno (15 minutos), lavarme la cara (5 minutos) y hacer la cama (otros 5 minutos). Según estos cálculos, me tendría que poner la alarma a las 7:50, pero como me gusta quedarme un poquitín en la cama mirando el móvil mientras me espabilo, la pondré a las 7:40] 



De esta forma, calcularéis el tiempo que necesitáis para todo porque, a veces, pensamos que con, por ejemplo, cuarenta y cinco minutos, tenemos suficiente y luego, cuando nos paramos a pensar, nos damos cuenta de que no lo es y que por eso siempre vamos con prisa.

Lógicamente, no necesitáis seguir todos los días el mismo orden ni guardar el horario para siempre, pero de esta forma, calcularéis el tiempo necesario para poder hacer todo lo que necesitáis y, sobre todo al principio, es realmente útil para organizaros. Os servirá de mucha ayuda usarlo las primeras semanas cuando empezáis un nuevo trabajo o curso, ya que iréis interiorizando el horario y gestionándoos, de manera que nunca más llegaréis tarde.

Espero que os haya servido de ayuda este mini-consejo y que si lo ponéis en práctica me comentéis qué tal os ha ido.

¡Hasta la próxima!

1 comentario:

  1. Me ha parecido muy curioso, yo soy de preparar todo la noche anterior porque si no sé que por la mañana me falta tiempo. La lista no la hago porque soy la perezas, sólo hago lista si voy de viaje o tengo que ir a un sitio importante para que no se me olviden cosas como la cámara de fotos, un boli, etc...

    Un besito y buen finde! ^^

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu visita! Espero que te haya gustado la entrada :)